Viladescans residencia canina

Es posible que todos los que tenemos perro necesitamos en alguna ocasión una residencia donde guardar a nuestro amigo. En este artículo os queremos aconsejar cómo encontrar una buena guardería.

Com trobar una bona residència canina

Una buena guardería canina nunca debería poner restricciones a las visitas. En Viladescans cualquier persona puede visitar el centro sin previo aviso dentro del horario de mañanas o de tardes. Estamos abiertos los 365 días del año, ya que los perros necesitan ser atendidos igualmente todos los días, por lo que al no aceptar visitas estos días, nos induce a la desconfianza.

La vigilancia debe ser permanente, en Viladescans, la casa familiar está situada dentro de nuestras instalaciones, lo que nos permite vigilancia y atención las 24 horas. El espacio debe ser amplio y estar completamente cerrado. Nosotros disponemos de 12.000m2 de zonas verdes cerradas a dos metros de altura y con doble puerta de acceso al recinto para evitar todo intento de escapatoria.

Durante la visita debemos poder observar amplias zonas para los paseos diarios, que deben ser mínimo de dos veces al día. En Viladescans tenemos amplios parques con césped y cerrados, donde los perros pueden correr libres dos veces al día, sea individualmente o en compañía de otros perros de su tamaño para fomentar el juego y la sociabilización. Las habitaciones donde el perro pasará la noche y parte del día deberán estar limpias y ofrecer confort al perro. En Viladescans tenemos boxes hechos de obra de entre 6 y 10 m2, aislados térmicamente, con zona interior y exterior. Es importante que cuando se alojen en ellas nuestros perros no tengan contacto visual con la habitación de al lado. Esta independencia garantiza el descanso y evita ladridos innecesarios o estrés. Aunque es probable que se nos recomiende llevar su propia cama, la residencia también debe ofrecer mantas, camas de plástico u otros medios que aíslen el perro a la hora de dormir. En Viladescans nos preocupamos de la comodidad de nuestros huéspedes caninos en todo momento.

La mayoría de residencias ofrecen tarifas en el que la comida está incluido, este debe ser pienso de alta gama. En caso de perros con necesidades especiales de alimentación, la residencia debe ofrecer la posibilidad de llevar su propio alimento. El centro estará legalizado y provisto de su correspondiente núcleo zoológico y nos exigirá cartilla de vacunaciones al día y control parasitario. El personal será amable y por supuesto se mostrará cariñoso con los perros.

Todos estos puntos nos dará la garantía de que la estancia será para nuestros peludos unas auténticas vacaciones.