Viladescans residencia canina

Nuestro perro hace cosas que a nosotros nos parecen “raras” pero que en la `mente canina´ son perfectamente normales, y bien obedecen a comportamientos heredados de sus antepasados salvajes o pueden ser signos de alguna molestia.

Vamos a analizar los 5 comportamientos cotidianos que a nuestros ojos son `extravagantes´, pero que tienen una explicación, y no deben representar una preocupación para nosotros, a menos que se conviertan en comportamientos obsesivos.

jack1

1- Girar y girar antes de acostarse

Casi todos los perros dan vueltas y vueltas en su cama, en el suelo o en el sitio elegido para descansar, antes de echarse por fin. Según muchos estudiosos esta conducta es heredada de los lobos, que así se aseguraban de que su lugar para dormir era seguro y lo marcaban como propio.

2- Rascar y patear en el suelo tras hacer sus necesidades

Aunque no todos los perros lo hacen, y suele ser más habitual entre los machos, esta conducta de rascar el suelo con las patas delanteras y “dar coces” con las patas traseras tras orinar o defecar tiene una explicación sencilla: el perro pretende enterrar sus heces y además marcar el sitio con su olor, ya que en las almohadillas plantares poseen glándulas odoríferas con las que extiende su olor en ese lugar concreto, para “informar” a otros perros que pasen por ahí. Ocultar las deposiciones es algo común entre los gatos, pero más extraño en los perros.

3- Enterrar objetos

Algunas razas son más proclives a cavar por puro placer o para enterrar porciones de su comida, juguetes o cualquier objeto de su interés, como los Terriers y los Teckels (debido a su origen como perros de caza en madrigueras); este comportamiento canino tiene su origen, una vez más, en la herencia: los cánidos salvajes enterraban bajo tierra sus excedentes de alimento tras una cacería, ocultos a la vista de depredadores, para poder desenterrarlos cuando fuera necesario y comérselos.

4- Revolcarse y restregarse después del baño

Es una de las reacciones más habituales ¡y disparatadas! que protagonizan nuestros perros. Tras darles su baño salen `disparados´y empapados a frotarse y restregarse con todo lo que encuentran: el suelo y las paredes, los sofás, se revuelcan en la cama, en el césped y en todos sitios, para nuestra desesperación, mientras les perseguimos, toalla o secador en mano, para secarlos y finalizar su aseo.

Aunque muchos expertos consideran que este proceder obedece a pautas heredadas de sus ancestros salvajes y que lo hacen para `quitarse´ el olor a champú, por que desean `recuperar´ su olor a perro, como este comportamiento suele suceder siempre mientras el perro está muy mojado y a medida que lo vamos secando, se tranquiliza, se apunta a que es simplemente por que muchos perros no soportan estar húmedos y corren y se mueven para secarse.

5- Mover las patas traseras cuando le rascas la barriga

¿Qué perro no tiene `cosquillas´? Cuando les acariciamos la barriguita tienen el reflejo automático de mover una o ambas extremidades traseras, como rascándose ellos a su vez. Por eso este acto intermitente se conoce como `reflejo de rascado´(strach reflex, en ingles), popularmente llamado también `tocar la guitarra´; lo hacen involuntariamente cuando sus terminaciones nerviosas notan ese cosquilleo de nuestras manos, también sucede cuando les pasamos el peine por esa zona. En realidad obedece a un acto reflejo de sacudirse algo (insecto, espiga) que nota en esa zona. Hay muchos perros a los que les gustan este tipo de caricias, y otros que sacuden con fuerza sus patas, en señal de desacuerdo.


El blog de
ARION PET FOOD
www.arion-petfood.es